Cervezas de invierno

La cerveza normalmente se asocia a altas temperaturas, la playa, a quitar la sed, etc…en resumidas cuentas a una bebida de verano. Sin embargo, hace muchos años que la cerveza evolucionó y hoy existen estilos que deben disfrutarse a distintas temperaturas y en distintos momentos. Bajo el lema “Baja la temperatura, subimos los grados”, queremos contarte un poco sobre las denominadas cervezas de invierno. Se le denomina así a aquellos estilos cerveceros de cuerpo medio o robusto, que aumentan la temperatura corporal acompañado obviamente de una graduación alcohólica considerable. Aquí te dejamos una reseña de algunos de estos estilos:

Strong Ale:
Son las primeras que se te vienen a la cabeza si buscas alta graduación alcohólica y cuerpo imponente. Su aroma es complejo, con notas a frutos y especias. Estas cervezas te recomendamos beberlas entre 10º y 13º. Recomendaciones: Chimay

Stout:
El mejor acompañante de una chimenea o una fogata es una Stout. Su aroma a cacao, café y notas ahumadas la hacen ideal para subirnos la temperatura corporal. Son originarias del Reino Unido, idealmente beberlas entre 10º y 13º. Recomendaciones: O'hara's

Porter:
Es un estilo de origen inglés que puede llegar a tener hasta unos 9,5º. Son cervezas oscuras, bien maltosas y con una presencia de lúpulo balanceada. La temperatura ideal para beberla es entre 10º y 13º. Recomiendaciones: Harviestoun Old Engine Oil

Quadrupel:
Generalmente son cervezas de color ámbar profundo, espuma grande, cremosa y persistente. Aromas y sabores complejos a malta. Un suave carácter especiado y bajo amargor que se complementa con una alta graduación alcohólica. Recomendaciones: Gulden Draak

 


Como podrás ver, no todas las cervezas son de verano y muchas de ellas no deben beberse muy frías o casi congeladas. La invitación es a que pruebes una nueva forma de abrigarte (con moderación).


Referencia de esta nota: Equipo Crusat.