La leyenda de la Brasserie d'Achouffe

Las cervezas belgas son veneradas en todo el mundo, tanto por su exquisitez como por su consistencia. Con siglos de tradición cervecera, es raro encontrar alguna cervecería belga relativamente nueva en el sector que no sólo fabrique cerveza increíble, sino que también tiene una gran historia para respaldarlo.
Fundada en 1982, la Brasserie d'Achouffe produce una de las exportaciones belgas más vendidas: La Chouffe, junto con otras cervezas magníficas. Más increíble es su embajador: el siempre presente gnomo de sombrero rojo, que se encuentra en cada botella y en casi todas las barras de “cerveza digna” del mundo.
Los fundadores Christian Bauweraerts y Pierre Gobron acreditan la calidad de sus cervezas no a la competencia humana, sino a la receta de una especie de duente: A.Chouffe, el único superviviente de una colonia conocida como “Los Enanos de Achouffe”. Debe saberse que la pequeña cervecería y restaurante - ahora una filial de Duvel - está ubicada en el pintoresco pueblo de Achouffe.

Chouffe se traduce como gnomo en el dialecto valón. Algunos escépticos asumiran inmediatamente que el nombre de la cervecería y de la cerveza vienen estrictamente del nombre del pueblo, Si bien bien eso puede ser cierto, la región también tiene fama de haber sido el hogar de una colonia de gnomos que una vez preparó suficiente cerveza para mantener a toda la nación Belga bebiendo todo el año.  
La cerveza fluía directamente de un manantial en los bosques de Cedrogne, cerca del lugar secreto de reunión de los Caballeros Templarios antes de las cruzadas. Esta área todavía se conoce hoy como el valle de las hadas.
Con el tiempo, la zona fue devastada por la gran plaga y muchos pueblos de la región desaparecieron por completo. Se produjo un hundimiento de tierras y los Enanos de Achouffe quedaron enterrados vivos. La gran cervecería goblín dejó de producir cerveza y los residentes de Bélgica se vieron obligados a preparar su propia cerveza.

En 1978, el enano superviviente solitario visitó a los cuñados Bauweraerts y Gobron y les enseñó la receta para La Chouffe de oro. Gobron, el maestro cervecero, dejó su trabajo diurno en 1982 y montó la pequeña cervecería. En homenaje a A.Chouffe, se comprometieron a incluir su imagen en cada botella de la cerveza que vendiesen. Hasta el día de hoy, los tours de la cervecería incluyen un homenaje al gnomo.
Gobron y Bauweraerts,  que desde entonces han dejado a Duvel para fundar la cervecería Lupulus, han sabido dedicar compromisos enteros a la tradición del gnomo. Pero la cerveza es inhumanamente deliciosa.

... Lo que nos trae a la cerveza, algunas de sis impresionantes producciones son: 
La Chouffe (Ratebeer 98) es una explosión de sabor afrutado y ligeramente picante: las notas dulces de cítricos permanecen con el cilantro, notas de plátano y vainilla. Es un sorprendente 8% ABV. Un excelente ejemplo de lo que a una cerveza belga debe saber.

La cerveza hermana de La Chouffe es McChouffe (Ratebeer 97), una cerveza belga maltosa y estilo Scotch Ale, con notas de azúcar moreno, pasas y jarabe de arce. Esta cerveza termina notablemente seca teniendo en cuenta la nariz y el sabor de inicio. Se debe probablemente a la levadura belga, Otra maravilla de 8%, ten cuidado - rara vez quieres sólo una de estas cervezas.

Houblon Chouffe (Ratebeer 99) es el gran primo de La Chouffe, lleno de grandes sabores afrutados, subrayado por las olas de lúpulos: Tomahawk, Amarillo y Saaz. Aunque no sea su cerveza más lupulizada, desde luego es la mas equilibrada.También tiene un final seco y fácil. ABV del 9%. Oficialmente una triple IPA belga.

Cada invierno, Achouffe lanza una versión “fresh” de N'Ice Chouffe (Ratebeer 99), una cerveza de 10% con notas de clavo y canela que interactúan con la base de higos, con espirales de plátano en todas partes.