¿En qué vaso tomas la cerveza?

A todos nos gusta disfrutar de una buena cerveza y habitualmente las reconocemos por sus estilos, aromas y matices y en función de éstos, tendemos a preferir unas u otras.

Por eso hoy hablaremos de un tema tan importante como la elección de cerveza, los vasos y jarras. Existen diferentes tipos de vasos y jarras y, de hecho, cada uno está diseñado para mejorar la experiencia de uno o varios tipos de cerveza. Destacaremos también su cuidado y conservación y por qué nos aportan un mayor beneficio en el consumo de cervezas.

Vasos de cerveza: Separamos estos de los vasos de Pinta por ser comúnmente más conocidos así, aunque no dejen de ser vasos. Destacamos 6 tipos:

Vaso Pokal: Es un vaso con asiento de copa y con una tija corta y gruesa. Su forma se ensancha desde la parte inferior a la parte superior y permite mantener espuma y resaltar sabores. Es ideal para estilos Pils y Lager.

Vaso Weissbier: Originario de Alemania, su forma sinuosa permite mantener los aromas en su interior y una buena sujeción, además de favorecer la concentración de espuma en la parte superior. Ideal para cervezas de trigo.

Vaso Tumbler: Es un típico vaso francés. Su forma es la de un vaso típico e históricamente lo utilizaban los granjeros para beber jalea. Es un vaso muy ideal para cervezas blancas.

Vaso Stange: Es el tradicional vaso alemán. De forma totalmente recta y alargada y un asiento redondeado, se caracteriza por beneficiar los aromas de la cerveza. Es perfecto para cervezas lámbicas, lagers e incluso para Pils checas.

Vaso de Yarda: Nació en la Gran Bretaña del siglo 17. Su característica forma nos recuerda a una probeta, con un culo bien asentado y una estrechez en su cuello que va ensanchándose ligeramente hasta llegar a la parte superior. Permite mantener el gas y aromas suaves y es ideal para cervezas muy claras y lagers suaves.

Bierstiefel: Vaso muy extraño de ver a menos que sea en retos o eventos especiales. Dicen de su historia que nació de la promesa de un general alemán de beber de su bota si ganaban la batalla. Cuando se usa, es con cervezas de estilos alemanes.

Vasos de pinta: Los vasos de pinta son frecuentes y estamos bastante acostumbrados a ellos. Destacamos 4 tipos:


Vaso Pilsner: Es el estilo de vaso que más tipos posee. Su forma alargada, que va ensanchándose a medida que sube, permite mantener el gas en su interior. Es especialmente recomendable para cerveza de estilo Pils o Lager.

Vaso Nonic: Este vaso fue diseñado para tener un agarre perfecto. Su forma hace que no se deslice y se mantengan todas las propiedades de la cerveza, gracias a los surcos de la parte superior del vaso. Es el vaso típico en las cervecerías inglesas porque es ideal para un gran conjunto de cervezas de estilo Ale.

Vaso Shaker: Nació en Boston y es típico de los Estados Unidos. Se diferencia del vaso Nonic por ser completamente recto.

Vaso de pinta Guinness o irlandesa: Es un vaso que está diseñado para acumular una buena cantidad de espuma en la parte superior. Su forma estrecha en la parte inferior y su crecimiento en curvatura conforme va subiendo permite una buena sujeción. Perfecto para cervezas Stout o negras.

Copas de cerveza: Las copas de cerveza presentan un punto llamado asiento. Esto permite liberar la mano del contenido y una sujeción más agradable para el consumidor. Destacamos 4 tipos:

Copa Snifter: No apta para cervezas convencionales. Su forma recuerda a la copa de Brandy está diseñada para que, en su sujeción, se transmita el calor de la mano al contenido. Su forma redondeada y ancha en la parte superior y su estrechez en la inferior permite mantener todos los aromas y llevarlos para la nariz. Está diseñada para cervezas fuertes y de más de 8 grados, estilos Porter o Old Ale.

Copa Trappist: También conocida como Cáliz, es una copa diseñada para cogerla por el asiento, liberando así la mano de la copa y evitando pasar el calor al interior. Su forma ancha nos indica que hemos de hacer tragos largos para un mayor disfrute.

Copa Tulipa: Su forma redondeada y su apertura final ayudan a retener los aromas, por eso es ideal para tipos de cervezas fuertes, desde las Imperial IPA hasta las Belgian Strong Pale Ale.

Copa Thistle: De forma característica, presenta una forma muy redondeada en la parte inferior y una rectitud muy pronunciada en la parte superior. Permite mantener los aromas y está diseñada exclusivamente para cervezas de estilo Scotch Ale.

Teku 2.0: Creada en 2006 por Teo Musso (Birra Baladín) y Lorenzo Dabove (Kuaska), es una copa híbrida entre una copa tulipa y una copa de vino. Su característica forma hace que sea una copa universal e ideal para realizar catas de cerveza, ya que retiene aromas, notas y espuma.

Jarras de cerveza: Su asa, igual que el asiento de las copas, nos permite separar la mano de la cerveza. Además, el asa permite brindar y es muy común beber de éstas en Alemania. Destacamos 3 tipos:

Jarra de Tarro: Las más comunes son las Mug o las Seidel. Su gran grosor de cristal facilita el choque y su anchura de boca nos ayuda a beber mejor. Se utiliza para cervezas de estilo alemán.

Jarra Americana: De forma abombada, nos recuerda a una granada por sus hoyos en el cristal. Se debe beber con una cantidad considerable de espuma.

Jarra Steiner: Es la típica jarra alemana por excelencia. De porcelana y con tapa, se utiliza para cervezas de estilo alemán y es muy común verla en la Oktoberfest.

Y para que estas maravillosas jarras, copas y vasos se conserven bien, precisan de un cuidado que pasa por las siguientes recomendaciones:

Si lavamos a mano:

Lavar en agua tibia.

Enjuagar en agua tibia i posteriormente, en agua fría.

Escurrir las copas boca abajo.

Evitar el secado con trapos u otros materiales que dejan sedimentos de fibra u otros restos.

Si lavamos en lavavajillas:

Evitar los choques térmicos.

La temperatura del agua recomendable es de 55º.

No lavar en conjunto con platos o cubiertos, ya que el golpeo o restos (vinagre, aceite…) puede dañar el cristal.

Colocar de tal manera que quede en sujeción fija.

No dejar las copas más de 2-3 minutos una vez finalizado el lavado.

Así que ya sabes, disfruta de tu cerveza ideal en tu lugar ideal, pero sobretodo, disfrútala en su vaso, copa o jarra ideal.